El consentimiento informado ha devenido en un acto formal y legal donde el paciente firma un texto, que cumple unos determinados estándares de calidad. Es un modelo que muestra un fracaso de los verdaderos motivos del consentimiento informado.

Los pacientes deben conocer según sus intereses y capacidades, determinados por ellos mismos, todo lo concerniente a actuaciones sobre su enfermedad, pronóstico, estrategias preventivas, diagnósticas o terapeúticas. Tal conocimiento les lleva a consentir o rechazar estas estrategias. De ahí que, simplemente firmar un texto, sea inclemente e inútil.

La Atención Primaria ha abordado el consentimiento desde otras perspectivas fruto entre otras razones de la especial relación médico-paciente que se mantiene en este nivel qie integra factores bio-psico-sociales, de la diversidad e importancia de las actuaciones que mayoritamiente sólo requieren no ser rechazadas, de la longitudinalidad y continuidad asistencial.

En esta artículo del The Hastings Center, los autores abordan una nueva propuesta desde los valores y la experiencia de Atención Primaria.

Beyond “Just Sign Here”–A New Model of Consent for Primary Care