“El Informe de las Naciones Unidas sobre el hambre en el Mundo” del 2015, publicado el 27 de mayo pasado, muestra un decrecimiento de 200 millones de personas con hambre en el mundo en relación al Informe del año 1990, en el cual se pusieron los objetivo globales ahora alcanzados.

El Informe describe el progreso logrado como un resultado significativo; muestra una tendencia sostenida en la erradicación del hambre en el Mundo, que se produce juntamente con el aumento del crecimiento de la población mundial. Lo que  deja en evidencia la idea errónea de que sólo por medio de reducir la población mundial se podría reducir el hambre a nivel mundial, idea prioritaria hasta ahora. Los datos de este informe demuestran que no es así.

El Informe reconoce que la clave del éxito en la lucha contra el hambre es ofrecer a los hombres y mujeres más pobres los medios para integrarse al crecimiento económico, “mejorar la producción agrícola” y lograr “el desarrollo de su potencial”.

Continúa el Informe desarrollando la idea madre para establecer los objetivos futuros, al afirmar: “Para lograr terminar con el hambre es necesario que las políticas públicas apoyen los pequeños propietarios para que accedan a las innovaciones tecnológicas que les permitan mejorar su producción y tengan en cuenta la diversidad de las familias de granjeros, la tecnología usada y su integración al mercado.”

Graziano da Silva, Director General de la FAO, entidad dependiente de la ONU y corredactora de este Informe, que lanza un esperanzadora llamada, afirma: “El resultado que hemos tenido, habiendo casi alcanzado el objetivo trazado para estos 15 años, nos muestra que podemos eliminar la plaga del hambre en una generación.”

https://www.fao.org/news/story/es/item/298252/icode/

FAO ZERO HUNGER 2015