Justo Aznar ha fallecido en Valencia a la edad de 84 años, encontrándose inmerso en el trabajo,  como siempre había hecho en defensa de la vida de cada ser humano, su dignidad y la bioética en todas sus aplicaciones.

Aznar fue Jefe del Departamento de Biopatología Clínica del Hospital Universitario La Fe de Valencia desde 1974 hasta 2006. Autor de más de 500 trabajos de investigación en el área biomédica, publicados en revistas de alto nivel científico. De su etapa en la Fe destaca también la dirección de 20 tesis doctorales. En el área específica de la bioética publicó 58 trabajos de investigación y dirigió 4 tesis doctorales bioéticas.

Recibió numerosos premios en reconocimiento a su gran labor investigadora y fué el primero en ocupar el sillon de Bioética de la Comunidad Valenciana, de la Real Academia de Medicina. También fue miembro de la Academia Pontificia para la vida, creada por Juan Pablo II para el estudio de los avances científicos relativos a la vida y la bioética.

Su compromiso con los pacientes, la defensa de su dignidad y la excelencia le llevó a presidir organizaciones en defensa desde la ciencia de la vida de los no nacidos, la más vulnerable e indefensa.

Creó el Instituto Ciencias de la Vida, vinculado a la Universidad Católica de Valencia y en su seno, el Observatorio de Bioética que es actualmente uno de sus departamentos más prolíficos. Desde el Observatorio abordaba la aproximación y necesaria reflexión bioética sobre los avances técnicos y legislativos que afectan a la bioesfera y a la vida humana como la clonación, los xenotrasplantes, la inteligencia artificial o los postulados poshumanistas, generando una estela de estudiosos, investigación excelente y la difusión científica rigurosa.

Su legado se une al de otros grandes investigadores que consolidaron la Bioética.