Un estudio experimental en ratones ha mostrado una mejoría neuronal en áreas cerebrales cuando se les ha administrado gonadotropina.

La GnRH está relacionada con trastornos como el síndrome de Kallman: anosmia, inmadurez gonadal e infertilidad. Es la hormona encargada de liderar el proceso reproductivo en los mamíferos. También actúa en otros niveles cerebrales relacionados con la cognición.

La hipótesis central en el estudio era si mejorar y conseguir un adecuado sistema de la GnRH mejoraría la cognición y la anosmia que se observa en personas con el síndrome de Down cuando precisamente en edades peripuberales se acelera su déficit cognitivo.

Los resultados obtenidos en los ratones mostraron una mayor expresión y extensión de las redes neuronales.

Posteriormente, en un estudio piloto durante 6 meses, se administraron pulsos de GnRH a pacientes adultos con síndrome de Down. Se pudo observar una mejor función cognitiva y un aumento de la conectividad cerebral en estos pacientes. Se abren posibilidades terapéuticas que precisarán nuevos estudios.

https://www.science.org/doi/10.1126/science.abq4515