Investigadores de la  Universidad de Oxford publican un estudio, «The effect of malaria control on Plasmodium falciparum in Africa between 2000 and 2015″ (https://www.nature.com/nature/journal/v526/n7572/full/nature15535.html) que estima que en los últimos 15 años se han evitado 663 millones de casos de malaria.

Las medias más efectivas implantadas han sido: a) un 68% de la reducción se debió a la distribución de 1000 millones de mosquiteras; b) un 22% se puede atribuir al tratamiento con artemisia y c) y el 10% por utilizar sprays en las casas.

Con ello se ha conseguido que el número de infectados haya disminuido un 50% en el continente africano. Y el número de muertos, que según la Organización Mundial de la salud ha disminuido desde el año 2000 un 60% y se han salvado más de 6 millones de vidas humanas.

El control mundial de la malaria es uno de los retos y los logros en salud pública en los últimos 15 años. Precisamente el Premio Nobel de Medicina de 2015, reconoce a investigadores en enfermedades infecciosas endémicas en países pobres.