El día 20 de mayo falleció, a los  90 años de edad, el catedrático Gonzalo Herranz Rodríguezprofesor emérito de Ética Médica de la Universidad de Navarra, ámbito en el que fue un referente mundial.

En dicha Universidad fue vicerrector (1974-1978) y decano de la Facultad de Medicina (1978-1981), Profesor Ordinario de Ética Médica (1987-2002) y director del Departamento de Humanidades y Ética Médica hasta el año 2001.

Desde 1987 su orientación profesional fue a la Ética médica. Dirigió su investigación hacia los aspectos éticos de la profesión, la posición de la bioética en el curriculum médico y múltiples aspectos prácticos entre los que se cuentan: el valor de la vida naciente, la eutanasia, la ética hospitalaria, etc. Temas sobre los que ha publicado alrededor de 100 artículos.

Autor de una monografía titulada ‘El respeto, actitud ética fundamental de la medicina’, de unos Comentarios al Código de Deontología médica (3 ediciones), y del libro ‘Leyendo entre líneas: Una historia crítica de la contracepción’ (también en versión inglesa, 2020).

Fue presidente (1984-1995), secretario (1995-2002) y vocal (2002-2007) de la Comisión Central de Deontología de la Organización médica Colegial, y vicepresidente de la Comisión de Ética del Comité Permanente de los médicos de la Comunidad Europea (1986-1988). Asimismo, fue vicepresidente de la Federación Mundial de Médicos que respetan la Vida humana (1986-1992), consultor de la Congregación vaticana para la Educación Católica (1989- hasta la actualidad), miembro del Consejo Directivo de la Academia Pontificia para la Vida (1994), y miembro del Comité Internacional de Bioética, de la UNESCO (1996). Recibió diversos premios como el Médico Humanista del Año de España (1995) y el Premio Reflexión 2002 al artículo Células troncales embrionarias: retórica y política, además de la Medalla de oro de la Organización Médica Colegial de España (2007).

El doctor Secundino Fernández, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, dice del profesor Herranz “fue un universitario íntegro y completo, un sabio, un verdadero maestro. Desarrolló materias novedosas en las áreas de Patología Experimental, Escritura y Redacción Medica y la Ética Médica. Siempre supo espolear de manera atractiva el pensamiento y el aprendizaje de sus alumnos, discípulos y colegas. Acudió diariamente a la Facultad de Medicina, hasta casi los 90 años, para aportar conocimiento y luz en la búsqueda y descubrimiento de la verdad poniendo en ello todos sus talentos y energías”.

Desde el año 1992, en el que fue invitado como ponente al primer Congreso Nacional de Bioética de España, impulsó la creación de la Sociedad Andaluza de Investigación Bioética (SAIB) junto con D. Mario Iceta y Dña Mª Dolores Espejo.