El The New York Times publica en su edición del 19 de octubre, la noticia de un experimento llevado a cabo por cirujanos del Langone Transplant Intitute de Manhattan.

Aún no ha sido revisado ni publicado en revistas científicas, pero ha suscitado un enorme interés por su potencialidad en el futuro de los xenotrasplantes o uso de órganos animales en seres humanos.

Se trasplantó a una paciente en muerte cerebral, un riñón de cerdo modificado genéticamente para tratar de evitar el rechazo de huésped contra órgano. Se logró una supervivivencia de 54 horas, siendo casi inmediata la producción de orina. El rinón fue unido al circuito sanguíneo pero quedó en una posición extraabdominal.

https://www.nytimes.com/2021/10/19/health/kidney-transplant-pig-human.html?smid=tw-share

Evidentemente, es un paso muy rudimentario pero pueda abrir horizontes amplios para la disposición de órganos que puedan consumar las demandas de pacientes con insuficiencia de órgano. La posibilidades de evitar el rechazo hacen más prometedoras estas investigaciones.

Para consultar: Consideraciones éticas xenotraplantes, C Bioetica 2001